Sección de Artículos

En esta sección quiero compartiros artículos con ideas e información acerca de temas relacionados con la sexualidad y la espiritualidad, promoviendo la sexualidad sana y ayudando a divulgar conocimientos que considero que son muy importantes para todas las personas. 

"La sexualidad es el más delicado de los comportamientos humanos. Exige cualidades de inteligencia, equilibrio, desprendimiento interior y generosidad. La sexualidad es el único terreno en el cual resulta imposible hacer trampas". Pierre Daco

¿De dónde vienen l@s niñ@s?

Feb 12 2015

 

“No basta con que no me pegues y no hagas daño, tienes que aprender a tocarme, acariciarme, abrazarme, cantarme, mecerme… no es suficiente el que no me golpees,      tu cuerpo tiene que ser cuenco, hogar y abrazo para mí”. No basta con que no abuses sexualmente de mí, tienes que contestar a mis preguntas, darme educación sexual, aceptar mi sexualidad infantil y enseñarme a amar”

(Félix López, 2008).

 

 

En ocasiones nos gustaría meter a nuestros/as niños/as en una cúpula de cristal para protegerles de todo el mal que el mundo ofrece, sin embargo la mejor arma de protección que podemos ofrecerles es la educación.

Concretamente contra el abuso sexual, la mejor prevención es la educación sexual infantil.

La educación afectivo-sexual es uno de los derechos que recoge la OMS, por lo que no solo no debemos negarles este derecho si no que estamos en la obligación de que reciban una educación integral, más allá del conocimiento puramente biológico, atiendo a aspectos como la identidad, la autoestima, la igualdad de género, la reproducción, la salud sexual...desde que nacemos hasta que morimos la sexualidad nos acompaña por lo tanto tiene un papel importante en el proceso de desarrollo de las personas.

 

 Existe el miedo de que si hablamos de sexualidad a los niños  y las niñas estaremos adelantando etapas y empujando a que sean mas proclives  a mantener relaciones sexuales, sin embargo, no nos damos cuenta de que es protección para sus vidas. Además siempre estamos educando en sexualidad, aunque en ocasiones no seamos conscientes. Todo educa, el silencio también.

Por lo que es recomendable seguir los siguientes consejos

 

-       CONTESTAR A TODAS SUS PREGUNTAS. Si no contestamos a todas sus preguntas, el mensaje que estamos lanzando es que hay preguntas buenas y preguntas malas, rápidamente el/la menor aprende que hay de ciertos temas que no se puede hablar. Esto le creará indefensión. Por un lado no podrá expresar una parte de sus vivencias y por otro si le sucede algo relacionado con un abuso no se atreverá a hablar de ello porque entenderá que es incorrecto.

 

-       MOSTRAR AFECTIVIDAD. Las caricias, los abrazos, los elogios…ayudan a formar nuestra identidad, a sentirnos queridos/as y en seguridad. Parafraseando a Félix López “tu cuerpo tienen que ser cuenco, hogar y abrazo”

 

-       LLAMAR A CADA PARTE DEL CUERPO POR SU NOMBRE. Tenemos que tratar todas las partes del cuerpo con la misma naturalidad, si a los genitales no los llamamos por su nombre (vulva y pene) les dejamos en una posición de vulnerabilidad y lanzamos otro mensaje erróneo, que esas partes son diferentes y no se puede hablar de ellas con normalidad

 

-       NO CONTAR MAS DE LO QUE NOS PREGUNTAN. Para no adelantar etapas e ir a su ritmo de maduración. Por ejemplo si una niña te pregunta por dónde salen los bebes, en esa conversación no será necesario que le expliquemos también como han llegado hasta la tripa de su mamá, si no simplemente como salen.

 

-       NO DAR INFORMACIÓN FALSA. La información es poder y la verdad nos hace libres. Les hacemos un flaco favor a las/os niñas/os si les contamos historias relacionadas con cigüeñas o París para explicarles sus dudas. El día que les llegue la información por otro lado entenderán que son temas que no pueden hablar con sus progenitores

 

-       FOMENTAR EL AUTOCONOCIMIENTO. Con sencillas acciones como hacerle ver desde su corta edad si tiene frío o calor, cómo se siente cuando se enfada, o está alegre, es decir, reconocer en su cuerpo cada una de las emociones. Esto asentará las bases para que si le sucede algo malo sea capaz de detectarlo y enfrentarse a ello

 

-       ENSEÑAR EL CONCEPTO DE INTIMIDAD. Es habitual que en el proceso de autoconocimiento tanto los niños como las niñas se exploren mediante la masturbación. No nos debe asustar que se masturben, es un proceso natural y sano para su desarrollo, y en la infancia no entendemos la masturbación como en la adultez, la masturbación en la infancia no va acompañada de fantasías, simplemente están descubriéndose. Esta etapa, es un buen momento para indicarles que deben hacerlo en privado y nunca delante de nadie, al igual que nadie debe hacerlo en su presencia. Darles su espacio cuando están en el baño, respetar que quieran estar solos o enseñarles a que llame a la puerta de papá y mamá también son acciones que enseñan que todas las personas tenemos derecho a la intimidad

 

-       COEDUCAR. Coeducar  significa educar en igualdad a niños y a niñas. Así estaremos evitando el mensaje de que los niños(hombres) son mejores que las niñas (mujeres) y por lo tanto tienen poder sobre ellas. El ASI está muy relacionado con el concepto de género por es mayor el porcentaje de víctimas femeninas y de verdugos masculinos.

 

-       EDUCAR A SU RITMO. Cada etapa tiene su sexualidad por lo que es positivo adecuarse a ella. Por ejemplo en la etapa prepuberal, en la que se avecinan grandes cambios en el cuerpo y en las emociones, tranquiliza mucho tener la información de lo que va a pasar

 

-       MOSTRAR UNA ACTITUD POSITIVA HACIA LA SEXUALIDAD. Esto es imposible si tenemos una actitud negativa hacia todo lo relacionado con la sexualidad. Debido a la educación recibida es probable que esto pase, por lo que mientras cambiamos nuestra visión (algo interesante de trabajar)podemos derivar preguntas o conceptos que nos resulte difícil abordar para que ninguna pregunta se quede sin respuesta. Si no le facilitas tu la información cuando llegue a la adolescencia tratará de encontrarla por otras vías menos apropiadas que las que ti le puedas ofrecer.