Sección de Artículos

En esta sección quiero compartiros artículos con ideas e información acerca de temas relacionados con la sexualidad y la espiritualidad, promoviendo la sexualidad sana y ayudando a divulgar conocimientos que considero que son muy importantes para todas las personas. 

"La sexualidad es el más delicado de los comportamientos humanos. Exige cualidades de inteligencia, equilibrio, desprendimiento interior y generosidad. La sexualidad es el único terreno en el cual resulta imposible hacer trampas". Pierre Daco

PROHIBIDO EL PASO

Oct 27 2014

   Hoy vamos a tratar dos situaciones que afectan a muchas en sus relaciones sexuales aún sin ser conscientes de ello. El vaginismo y la dispareunia.

No te asustes, no tienes ningún tipo de enfermedad contagiosa. Sigue leyendo.

 Se trata únicamente de la contracción involuntaria de los músculos que rodean la vagina (músculos pubococcígeos) en el momento del coito. Bien impidiendo la penetración (en el caso del vaginismo) o bien produciendo dolor (cuando se trata de dispareunia)

 

 

Es un mecanismo de defensa que tu cuerpo genera para protegerse ante la idea del dolor. Esta idea de dolor es producida o  bien por la vivencia de alguna situación traumática o dolorosa, un conflicto en la pareja, la educación recibida, o simplemente por el hecho de que te hayas convencido de que no puedes hacerlo y que te va a doler.

Lo que está pasando es que estás siguiendo el esquema del dolor. Funciona así:

 

    1.      Idea de dolor ante la relación sexual. El cuerpo se anticipa ante el miedo.

    2.      El cuerpo se defiende ante esa idea (contractura muscular. Intentos de penetración o penetración.

    3.      Respuesta reflejo.

    4.      Dolor (porque los músculos están contraídos)

 

 

En la vida hay muchas situaciones en las que el miedo nos bloquea y nos impide avanzar. Como ya hemos visto, lo mismo puede ocurrir con la sexualidad. El miedo o la creencia de ciertas ideas incorrectas puede no dejarte disfrutar 100% de tu sexualidad en general y del coito en particular, como sucede en este caso.

Vamos a analizar algunos de los mitos que alimentan el rechazo al coito:

·      MITO 1: Me va a doler. No es cierto. No te va a doler siempre y cuando no trates de forzar a tu cuerpo. Sólo debes realizar el coito cuando estés relajada y excitada. De esta manera lubricarás lo suficiente y no te dolerá recibir al pene. Ni siquiera tiene porqué doler la primera vez si estás preparada y deseas hacerlo. Por cierto no tienes por qué darlo todo en la noche de bodas, os espera una larga vida por delante ;)

·      MITO 2: Mi vagina es demasiado pequeña.  La vagina es elástica, un espacio “virtual” que se adapta a lo que va a recibir. Por ejemplo en el caso de los tampones la vagina se adapta a ellos para que entren y no se caigan. Lo mismo ocurre con el pene independientemente de su tamaño. Aún así, si fuera demasiado grande no hay porqué introducirlo entero, y esto no va a restar placer ni a una ni a otro.

·      MITO 3: La penetración no me lleva al orgasmo, lo cual me hace sentir rara. No tienes que sentirte un bicho raro. Por si no lo sabías, la fuente de placer sexual en las mujeres está en el clítoris, no en la vagina, y éste no tiene porqué verse envuelto en el momento de la penetración. Lo cual no significa que no puedas disfrutar de ésta como parte de la relación.  No todo el monte es orgasmo ;)

·      MITO 4: En el embarazo es mejor no tener relaciones sexuales. El embarazo no es una enfermedad. Y a no ser que hayas recibido instrucciones específicas de tu médico/a para lo contrario, puedes tener relaciones sexuales durante todo el embarazo. No te va a doler más, ni en absoluto vas a perjudicar al bebé. Simplemente busca posturas en las que estés más cómoda según el mes de gestación. Además tener orgasmos durante el embarazo es beneficioso para el parto.

·      MITO 5: No me quiero quedar embarazada porque dar a luz duele. Esta idea de dolor futuro puede hacer que tengas miedo a la penetración presente, por lo que tu cuerpo se defenderá tensando los músculos. Déjame decirte que no debes relacionar una cosa con la otra. No todas las relaciones sexuales son con el fin de tener hijos/as. Si te preocupa este tema háblalo con tu marido, la comunicación es muy importante en estos casos, puede que lo que estés experimentando es el miedo a la responsabilidad de ser madre y no al parto en sí.

·      MITO 6: No me pasa nada de esto porque me relajo y sigue igual. Como ya hemos mencionado no es algo que hagas voluntariamente si no que tus músculos se tensan sin que tú seas consciente. Si no consigues cambiar esta situación consúltame porque tiene solución aplicando las técnicas terapéuticas adecuadas.

No toda la vida sexual debe reducirse al coito, hay muchas maneras de disfrutar la sexualidad en el matrimonio, así que mientras trabajas para cambiar esta situación, buscad otras formas de disfrute. Sin embargo es importante ponerle remedio para que no derive en una falta de deseo o una disfunción eréctil.

Puedes estar viviendo uno o varios de estos mitos, o quizá otros de la misma índole que te están haciendo no disfrutar de una parte muy importante de tu vida matrimonial. No dejes que las ideas erróneas de que el sexo es algo que sólo disfrutan realmente los hombres te domine. Vence esos miedos y disfruta de lo que tienes a tu alcance.

Si necesitas hablar de algo más específico que te está pasando en este sentido, por favor, escríbeme. Estaré encantada de charlar contigo.